julio 24, 2014

Muy pronto seré invencible - Austin Grossman

En 2008, la casa editorial Reservoir Books nos trajo la traducción de la primera novela de Austin Grossman, recibida con gran desconfianza por la crítica debido a que el autor es desarrollador de videojuegos. El año pasado, se publicó You: A Novel, su segunda novela. Muy pronto seré invencible es clasificada dentro de la nueva corriente de la narrativa norteamericana, aquella que privilegia asuntos fantásticos en entornos urbanos realistas, como las ficciones de Joe Hill, Patrick Ness o incluso su hermano gemelo, Lev Grossman. Cabría explicar que a esta corriente más bien la constituyen libros pensados para su adaptación cinematográfica, de forma deliberada. Es así que obtenemos novelas sumamente visuales, que si bien no desdeñan el lenguaje en la que están escritas, o el idioma más bien, sí es apreciable que manejan un código estándar y muchísimas referencias de la cultura pop.

Muy pronto seré invencible está narrada desde dos puntos de vista que se van alternando. Por un lado, el supervillano, el Doctor Imposible, el científico más inteligente del mundo, permanece en una cárcel federal especialmente diseñada para él. Como cuenta la contraportada, el Doctor Imposible ha tratado de dominar el planeta con ataques nucleares, con rayos de control mental de las masas, con ejércitos de robots, de insectos, de dinosaurios, de hongos y de peces, incluso ha viajado en el tiempo  para cambiar el curso de la historia pero sin ningún resultado favorable. Víctima de Fuego Esencial, su némesis jurado, el Doctor Imposible prepara un plan para, en definitiva, acabar con los superhéroes y conquistar la civilización de una buena vez por todas.

Por el otro lado, Fatale, una joven cíborg que tiene una memoria fragmentaria, es invitada a conformar el nuevo equipo de superhéroes (los Campeones) para afrontar la misteriosa desaparición de Fuego Esencial, el modelo perfecto del superhéroe, alter ego, pues, de Superman. La mayoría de los componentes del grupo tienen su doble perfectamente identificable: Lily (Mujer Invisible), Salvaje (el doble de Bestia de los X-Men), Míster Místico (Dr. Strange), Damisela (Mujer Maravilla) y Lobo Negro (Batman), mientras que Fatale, la coprotagonista, Elfina y Triunfo del Arco Iris no pude relacionarlos con algún personaje preexistente. Fatale, a lo largo de los capítulos que nos narra, nos muestra la vida cotidiana de sus compañeros en un afán de desmitificarlos, pero que solo queda como un esfuerzo lleno de buenas intenciones.

Grossman, enamorado de su pequeño universo plagado de seres especiales, falla al intentar mostrarnos una faz distinta del mundo de los cómics, más cruda y chusca. Tiene poquísimas similitudes con la canónica novela gráfica Watchmen, de Alan Moore, y con la titánica novela Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay, de Michael Chabon (ganadora del Pulitzer en el  2001), para mí la única y gran novela de superhéroes con la que se tendrían que medir las demás ficciones que aborden este tema. Así, en Muy pronto seré invencible mayormente nos acercamos a los clichés del supervillano obsesionado con el dominio mundial, con sus planes estrambóticos, con su origen de perdedor, con sus castillos surreales y fortalezas de cristal construidas en islas desiertas. También acudimos al mundo de los héroes, casi deíficos, con clanes que incluso han abandonado el planeta para vivir en otros sistemas solares.

Intuyo, sin embargo, que Grossman no quería acercarse demasiado al realismo de un Alan Moore, aunque traslapa ideas ya contenidas en Watchmen, como la intervención del gobierno, la historia de los superhéroes en el contexto de la Segunda Guerra Mundial y en la Guerra Fría, y su insistencia en el retrato cotidiano. El autor no va más allá de datos históricos y se queda, mejor, en el kitsch del cómic tradicional: viajes en el tiempo para cambiar el rumbo de la humanidad, invasiones alienígenas, arquetipos del villano y su eterno némesis. Engolosinado, Grossman detalla excesivamente el origen de sus personajes, lo cual hace tediosa en momentos la lectura, sobre todo cuando el final de la aventura oscila entre el respeto al canon o la vuelta de tuerca, a pesar de que el autor, al parecer indeciso entre ambas posibilidades, deja la resolución en manos de un deus ex machina bastante cuestionable. Es una novela que entusiasmará a los amantes de este género, y que les regalará momentos excepcionales (la descripción de la isla es de lo mejor), pero que puede desesperar a los no tan imbuidos en este tipo de narraciones y, de paso, decepcionar a los que esperan una novela de misterio, aunque por momentos lo parezca, pues Grossman decide abandonar esta potencialidad en el mismo clímax de la historia.

 (24-julio-2014)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
© Copyright 2012, todos los derechos reservados Librografías.